El diario de una Princesa Maldita

martes, 10 de mayo de 2011

Amargo


Supongo que la mayoría podría definir su vida como "agridulce"...la mía es amarga. Llevo a cuestas una maldición desde el día que nací. Fue un error haberme salvado. Soy consciente de que ocupo un lugar que no debía, que sin mí la vida de mi familia hubiera sido mejor, no ha sido culpa mía, sólo estoy maldita. Mi pequeño mundo es un pequeño infierno, aquí vine a caer, y nunca podré salir. En donde el pasado es oscuro y el mañana aún peor. Donde no hay esperanza, sólo decadencia. Aquí estoy yo. Donde la mala fortuna es nada comparada con la mía. Donde sólo queremos llegar al final, que es la única salida.

Tengo mil motivos para odiarme. Nunca podré ser normal. Es por eso que la gente se aparta, advierten que no soy como ellos, y aunque me esfuerce por aparentar, no lo consigo. Transpiro amargura. Soy una vieja cansada, muy cansada, que sólo espera.

No soporto ni siquiera decir lo que soy, lo que fui. Hay cosas que no tienen solución. Y no arrastraré a nadie conmigo. Si amo a alguien no quiero que sea parte de esto. Nadie lo toleraría, ni siquiera yo. Así que no aspiro a un final de princesa de cuento porque no puedo. Siempre estaré sola, y está bien, estoy bien así. Sí, es verdad, te amo, tu amor es lo único bueno en mi vida, por ti estoy intentando convertirme en otra, pero es sólo fantasía. No quiero que nadie sepa qué tan mal estoy.

Me siento muy baja de ánimo ahora mismo. Las reuniones familiares nunca me han gustado. Mi mamá ni siquiera se acercaba cuando le decía que le iba a dar su abrazo, a psar de ser tan gorda soy invisible. Invisible y a la vez ultra visible. Fue un gran gran error haber dicho que estoy en plan de dieta, nunca lo hagan, todos me preguntan y me dicen que me ven más delgada, eso sí me gusta, pero no explicar el por qué, y aunque no lo explique, mi mamá lo hace por mí.

Hoy comí como una persona normal, sopa, pasta, pollo, postre...amo los postres. En cuanto recobre un poco los ánimos me pondré a hacer ejercicio.

Si no puedo cambiar todo lo malo que hay en mi vida, al menos tengo que cambiar mi peso.

3 comentarios:

  1. Muchos besos,en verdad te entiendo hay tantos dias en mi vida en qe me siento asi,por dios, no entiendo para qe vivimos y no le deseo el mal este a nadie, es por eso qe me aislo, miles de abrazos te mando

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias x escribirme, Princesa, necesitaba las palabras de alguien. No me gusta hablar de cosas malas, pero necesitaba desahogarme, y supongo q sólo fue un mal día porque ayer me sentí muy bien. En fin, te mando muchos besos y abrazos a ti también, muchas gracias...

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo, de verdad! Es la primera vez que te escribo pero leí mucho de tu blog y tienes razón, es lo mejor para desahogarse, para todos esos pensamientos que no se pueden quedar dentro... Al menos a mí me resulta para eso una herramienta muy útil. Y bueno, dejo de enrollarme. Un abrazote!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar :)