El diario de una Princesa Maldita

martes, 29 de mayo de 2012

Abajo el amor!!

No acostumbro a leer los artículos que aparecen en la página de msn cuando cierra uno el hotmail, pero esta vez por casualidad me topé con unos muy buenos que hablan sobre el amor de pareja, y me sentaron muy bien...Me gustaría compartir con ustedes al menos el resumen, que también me va a servir a mí para cuando me ponga tonta (muy a menudo) por cuitas amorosas.

Amor y bullshit Por Valeria Villa

"La basura sobre el amor es muchísima. Casi tanta como la que se genera en la Ciudad de México (800 toneladas anuales más o menos). ¿De qué hablo? De las frases gastadas que repetimos sin pensar, sacadas de las peores canciones de la cultura popular (sí, esas de José José, que son odas a la humillación y a la pérdida de la dignidad). De los libros de autoayuda escritos por improvisados que han visto en el tema del amor un gran negocio y se lanzan a dar consejos a los pobres de nosotros sin tener preparación profesional para hacerlo.

Basura es también creernos aquello del amor de nuestra vida, cuando en realidad todos somos reciclados y reciclables en nuestras relaciones. Nos enamoramos, amamos, nos cansamos, nos dejan o dejamos. Nos volvemos a enamorar. Reciclaje sentimental."

Ohhhh....eso es totalmente cierto. Hace tiempo leí que la forma en que nos vemos los seres humanos es como si fueramos mercancía, productos en un supermercado. Tratamos de "adquirir" lo mejor que podamos con lo que tenemos. Si soy una chica inteligente y simpática pero no muy bonita, entonces mi "precio" se ve disminuido, y no podré conseguir un hombre tan guapo (aunque hay muchas suertudas que sí lo logran, y seguramente se debe a que también en los seres humanos hay "ofertas").  Y eso de que el amor dura hasta que la muerte nos separe, es una leyenda urbana. Quiero pensar que habrá un 1% de todas las parejas que sí se lleguen a amar de por vida, y debe ser precioso, pero bastante improbable. Me encantó eso de que somos reciclables, es totalmente cierto.

La pareja humana. Epílogo. Por Valeria Villa

Aunque somos únicos, también nos parecemos. Por eso es posible clasificar a las parejas. Por ejemplo, en la clasificación de Martin existen 4 tipos de parejas:

1. Mujeres amorosas con parejas frías. Este es un modelo complementario. Ella elige una pareja fría que le confirme que nadie la quiere o que los hombres no son cariñosos.
2. El marido en busca de una madre. A algunas mujeres les da por ser madres de sus parejas, rescatar hijos crónicos, hombres emproblemados y adoptables.
3. Dos parásitos: se esperan a que el otro les resuelva la vida y se paralizan los dos. La demanda mutua es "dame y satisface todas mis necesidades".
4. Parejas paranoides: todo el tiempo se sienten agredidos, en conflicto y se pelean mucho. Se persiguen, jugando el angustiante juego de perseguidor- perseguido.

Dice el psicoanalista Mario Campuzano: "El desafío en el amor duradero es soportar la cotidianeidad, desarrollar la necesaria indulgencia, derivada de la ternura y la posibilidad de tolerar las fallas y las imperfecciones del compañero. Tener en síntesis, un ideal del yo menos exigente y menos absoluto".


Pues sí. No queda de otra más que bajar el estándar de calidad. Nos pasamos toda nuestra infancia creyendo en el amor eterno, en la princesa que al cumplir los 16 años encuentra a su príncipe azul y con él el amor verdadero. Y estamos tan traumadas que aquí estamos veinte años más tarde creyéndonos princesas, o deseando serlo en nuestro mundo mental de fantasía. Y no nos damos cuenta que el matrimonio y el amor eterno son cuentos de niños, la realidad es muy distinta. Aquella que diga que su vida sí es como película de Disney, qué afortunada, y ojalá en mi próxima vida yo pueda correr con esa misma suerte. Lo cierto es que en esta vida que me tocó, mi historia de amor fue maravillosa pero ilusoria e imposible. Y mi historia "real" está en la categoría del punto no. 1. No soy amorosa (antes sí), mi pareja es fría. Pero no es porque me guste, ni porque quiera yo que sea así para hacerme yo la víctima o lo que sea...Lo que pasó tiene que ver con lo que dije en el parrafo anterior. Yo soy o era un producto defectuoso y feo, tal vez por dentro no estoy tan mal, pero mi empaque nunca ha sido atractivo, así que tuve que aceptar (no me gustaría decir conformarme) con la pareja fría que me tocó, porque fue lo mejorcito que pude encontrar, aunque ahora no estoy tan segura de eso.

Y no, no es que esté amargada y no crea en el amor. Sí creo y sí amo. Pero nada es para siempre. Y a pesar de eso, creo que yo amaré a mi principe por siempre (Se dan cuenta de lo imbecil que soy? Me doy risa!).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)