El diario de una Princesa Maldita

lunes, 29 de octubre de 2012

Controla tu hambre con mindfulness (o coco-wash)

Hola, niñas! Cómo están?? Investigando un poco en internet, encontré un artículo sobre cómo controlar el hambre con mera fuerza de voluntad, y utilizan un término que yo desconocía "mindfulness", que "significa ser consciente del momento presente de manera continua". Aquí les copio el resumen:

El hambre puede echar abajo la más sana y equilibrada de las dietas si llega un momento en que no puedes resistir la tentación y acabas no solo picando algo, sino recurriendo precisamente a esos alimentos que más nos pide el cuerpo cuando el hambre aprieta con fuerza: alimentos llenos de calorías y grasas..

¿Qué puedes hacer para controlar el hambre, para no ceder ante esos impulsos y ser fiel a tu dieta? Hay una técnica bastante simple, basada en mindfulness.

Cuando tu cuerpo tiene hambre, te transmite ese mensaje y surge en tu mente en forma de pensamiento. Algo así como: "tengo hambre, quiero comer algo ahora". Entonces, no solo te das cuenta de que ha surgido ese pensamiento en tu mente, sino que te dejas atrapar por él, te captura, te lo "tragas", lo crees como si fuera una verdad absoluta. No es un pensamiento que observes desde fuera, sino que es como si entraras dentro de él. Para entender esto piensa en la diferencia entre decir: "tengo hambre, necesito comer" y decir: "en mi mente ha surgido un pensamiento que me dice que tengo que comer". En el primer caso te has "tragado" tu pensamiento, en el segundo simplemente lo observas. Y este nuevo modo de relacionarte con tus pensamientos puede crear una diferencia abismal.

Sustituye tu antiguo modo de pensar por el del observador: "en mi mente surge el pensamiento de tener hambre", "en mi cuerpo ha surgido la sensación física de hambre", etc.

Tras distanciarte de este modo de tus pensamientos, emociones, sensaciones, impulsos o conductas, sigue observándolos unos segundos más hasta que se desvanezcan por sí solos. Observa todo lo que hay en ti desde fuera. Luego deja que esa sensación, pensamiento o emoción se vaya por sí misma (lo hará, porque tu mente no mantendrá la atención fija en ellos mucho tiempo, pues así es como funciona) y centra tu atención en lo que estabas haciendo.

Si vuelven a surgir esas sensaciones o contenidos mentales, vuelve a hacer lo mismo. De esta manera, tus pensamientos, y emociones no te controlarán tanto, sino que te habrás distanciado lo suficiente como para verlos desde fuera y decidir si te los "tragas" o simplemente los dejas pasar de largo.

 Bueno, hay que tratar de ponerlo en práctica, ya no decir "Tengo hambre", y principalmente, tener paciencia para esperar a que solito se nos pase la sensación, buscar una distracción, ponernos a hacer algo que haga que la sensación de hambre se nos olvide. Eso he hecho yo últimamente, y es lo que me ha ayudado a no rendirme ante la comida, y también ya no recurrir a Mia.

martes, 23 de octubre de 2012

Me acaba de pasar algo hermoso


Me llamó. Me llamó! El hombre que más amo me llamó! Y tenía tanto tiempo de no escuchar su voz...Y justamente estaba pensando "Por qué me torturas así? Porque todos los días entro a revisar si me has respondido el mail, y no, no me respondes. No sabes que me duele ver mi bandeja de entrada vacía?". Y pensaba también "Bueno, yo sé que ahora tu vida ha cambiado. Tenemos más de un año sin contacto, sólo mails. Sé que tienes a tu novia. Me duele ver que sea tan bonita. Entiendo que ya no tienes tiempo para escribirme, y no te culpo por ello. Tal vez ahora mismo estés con ella, y yo no puedo culparte porque yo también tenía pareja, y lo elegí a él en vez de ti".

Y no sé. A veces pienso que ya debería ir con un sicólogo. Porque estoy viviendo en un plano irreal. Vivo en un mundo de fantasía. La realidad me está matando y entonces mi escape es recordar que tuve un novio, que amé y que me amó, aunque jamás nos conocimos en persona. Y a veces hasta me cuesta trabajo creerlo. Pero sí, es verdad. Tengo evidencias. Tengo todos sus mails. Tengo sus mensajes que me enviaba al celular. Tengo sus fotos. Tengo la canción que me grabó con su voz. Recuerdo que nos veíamos diario en videollamada, y que me llamaba todas las noches, todas, para despedirse y enviarme un beso. Tengo las canciones que me dedicó. Los dibujos que me hizo. ¿Acaso alguien podría tomarse tantas molestias sin estar enamorado? ¿Qué hubiera ganado él con mentirme cada día y cada noche durante  6 meses? Yo creo que sería ilógico. ¿Quién gastaría tanto dinero en telefono sin estar enamorado? ¿Quién pasaría tantas horas hablando con una persona sin estar enamorado? Yo pienso, yo creo que sí me amaba. Y yo, fui feliz por él. Nunca había sido feliz hasta que lo conocí.

Él es de otro país. Queda lejos. Él es muy diferente a mí. Yo soy ya una mujer madura, aunque soy joven aún, mi imagen es la de una profesionista, una mujer de carácter, elegante (quiero pensar), seria, con personalidad... Y él, él es un chico con un pasado dificil, es un cantante de rock, que viste de negro, que usa el cabello larguísimo, lleno de piercings y tatuajes. Y es la única persona que me ha hecho sentir amada, y es el único capaz de hacerme feliz. 

Por si no lo sabían, yo inicié este blog por él. Yo decidí bajar de peso por él. Porque tenía planes de venir a mi país, a quedarse conmigo. Ya él se lo había dicho a todo mundo, a sus amigos, a su familia, que él se iba a ir para no volver, porque quería estar conmigo.  Yo me sentía muy nerviosa con la idea, pero feliz. Sin embargo, me preocupaba qué iban a decir mis papás cuando lo vieran. Seguro se van a desmayar. Seguro van a poner el grito en el cielo. Hasta se van a espantar. Sinceramente, sí, me preocupa mucho que la gente si me ve con él, piense que somos drogadictos, o satanicos, o qué se yo. Y además, nos íbamos a ver como la pareja dispareja. En fin. Una vez alguien me dijo "Si tú lo amas así, que no te importen los demás".

Bueno, nuestra relación terminó porque mi ex regresó un buen día, me pidió perdón, y quiso regresar conmigo con la promesa de que había cambiado. Yo entonces razoné ¿Qué vale más: Tener algo real, o Seguir apostando por alguien que a lo mejor sí viene pero a lo mejor no? ¿A quién elijo, a la realidad o a la fantasía? Y entonces elegí a mi ex... No debí haberlo hecho...

Ya pasó más de un año de eso. Tuvimos una que otra conversación por msn, y aunque yo quise olvidarlo, nunca pude. Mantuvimos contacto por mail. Gracias al facebook, supe que tiene novia. Eso nunca me lo dijo. Pero era lo más normal del mundo, que no iba a estar soltero toda la vida. Su novia es bonita (y delgada, maldita sea). Es que él no es feo (aunque sí es gordito). 

Y en este momento de mi vida, ahora mismo estoy confundida. Mi pareja (o sea, al que le di otra oportunidad) me ha hecho muy infeliz, y finalmente hace días descubrí que buscaba a otras mujeres y lo eché. Creo que ya es definitivo. No lo perdonaré. Entonces yo le escribí un mail al otro chico, mi amor platónico, y le dije que me sentía muy mal. Me respondió que tuviera paciencia, que algún día estaríamos juntos. Que me seguía amando.

Y hace rato que me llamó al celular...Me dijo que él sigue con la idea de venir a mi país, que el destino en algún momento nos va a juntar, pero yo ya no lo sé. Le dije que yo me conformo con  que él esté bien, aunque a mí me vaya mal. Que yo lo amo  y amaré sin importar en dónde esté o con quién esté. 

Sé que hay historias donde parejas de diferentes países se conocen por internet y hasta se casan, pero no sé si mi historia vaya a ser así. Por otro lado, el otro chico del que platiqué en mi entrada anterior, que también es de otro país, me dijo ese día que quería venir a mi país, y que le investigara en dónde puede hacer trabajo voluntario aquí. Eso me hizo mucha ilusión, porque a este chico lo quiero mucho, ha sido mi amigo durante años, y es soltero, y es guapo, y sería como que el hombre ideal para presentarlo a mis papás. Es un poco mayor que  yo, ha viajado mucho, le gusta hacer labor con la comunidad, en fin, también sería como que mi hombre ideal. 

Entonces no sé si está bien o está mal que yo me ponga a pensar en estos dos chicos que aunque sí los conozco, nunca los he visto en persona!! Y no sé, a veces me da miedo volverme loca, porque mi realidad es un infierno, y a veces ya no quiero ni pensar en mis problemas, y me pongo a pensar "si mi amigo viniera a verme, qué pasaría si nos enamoráramos?"  y cosas así…

Y en momentos como este, que me acaba de decir “mi” chico, que consiguió un trabajo nuevo, y que le dijeron que si daba buen resultado, lo enviarían a capacitarse al extranjero, y que él va a venir por mí, y no sé qué tanto… ¡¿Qué pasaría si viniera?!

No sé si alguien vaya a leer todo esto, pero por si acaso alguien lo leyó, muchas gracias. Si me pudieran dar su opinión, lo agradeceré infinitamente. Yo sólo quería escribir todo esto porque esa llamada hasta me cambió el humor…Estaba muy triste, y ya me siento mejor. Gracias,  mi niño…

 

domingo, 21 de octubre de 2012

Mal pero bien (66 kiLOS)


Sigo igaul, prins. Me siento totalmente extenuada, desgastada, pero lo único que me ha dado un poco de felicidad ha sido que él me respondió mis mails donde le contaba que me sentía muy mal. Y ayer hasta sonreí, muchas veces...Un chico que durante años fue como que mi amor platónico, me piropeó, me vió por cam, y me dijo que estoy preciosa, y al final, después que le conté todos mis males, me dijo que varias veces había imaginado estar junto a mí, y hasta me dijo cómo lo había imaginado, y me encantó. Me dijo que me daría mil cariños...Uf, tan sólo imaginarlo, me sentí feliz.

Bajé 2 kilos esta semana. Con suerte mañana pesaré 65. Lo anhelo. Saben, toda esta semana lo he pasado con Ana, y no he utilizado para nada a Mia. Ojalá esto fuera para siempre.

Las quiero, prins, gracias por leer, y ojalá ustedes estén bien.

Any.

miércoles, 17 de octubre de 2012

El dolor me hace bien




Chicas, tenía mucho tiempo que no sentía lo que es no tener hambre. Estoy pasando por un dolor muy fuerte. Pero mi tranquilidad de no sentir hambre es más fuerte que mi dolor. Es como si el monstruo interno que vive en mí, y que me tortura gritándome, pidiéndome comida, pidiéndome pan y cosas engordadoras, ya no está, ya no me molesta. Sí he sentido hambre, pero no tengo antojo, no tengo ganas de comer. Sé que debería estar llorando tal vez ahora mismo porque todo en la vida me ha salido mal y es como si ya no tuviera más lágrimas, como si hubiera agotado todas mis lagrimas en solo dos noches. Y estoy vacía. Pero ese mismo vacío, me ha quitado el apetito y eso me da incluso un poco de felicidad.

Pensé que el problema por el que estoy pasando me iba a doler más. Sí, sí me dolió en el momento. Es como si me hubieran abierto una herida que sangró y sangró pero en sólo un día empezó a cicatrizar. Tan fuerte soy? O es que apenas este es el comienzo y después poco a poco voy a empezar a hundirme? Empezaré a sentirme sola con el tiempo, o mi vanidad, mi enfermedad, mi anorexia será suficiente para mantenerme de pie? Es contradictorio que una enfermedad me esté en este momento ayudando a no decaer. Porque saben, el estar bien a mí me hace mal. Porque mientras estuve “bien”, me preocupaba tanto el ir a cenar, el ir a tomar un café, el celebrar un cumpleaños, el día a día…Despertar deseando comer algo rico. Eso me estaba consumiendo la mente. Ver que era incapaz de resistirme a mis antojos. Y ahora ni siquiera tengo antojos. Y finalmente ahora voy a estar sola, sola y mi alma, y ya no tendré que tener en mi alacena comida, ya nadie me invitará a cenar, y eso me hace sentir casi feliz!! El saber que Ana y yo vamos a estar solas por fin, y que estoy logrando bajar de peso sin esfuerzo. Ya no tengo que controlarme. Me siento tranquila.

¿Estoy usando esto como un mecanismo para aliviar mi dolor? No lo sé. Ni siquiera me preocupa no tener dinero porque sé que puedo vivir con una pequeña comida al día, un vegetal, un sándwich, galletas, agua, nada más. Y espero, deseo que así fuera siempre. Espero no volver a sentir hambre. No me importa si no vuelvo a sentir amor. Porque ya ni siquiera creo en él. Prefiero ya no sentir hambre.

Any

jueves, 11 de octubre de 2012

Cuál es tu motivación??

El otro día le pregunté a una de las prins que visito, cómo le hizo para bajar tannntos kilos... Tantos que me parece una cifra imposible, porque para mí, yo pesar 50 kilos es de risa, es imposible. Muy amablemente me respondió a mi pregunta, me dijo su rutina de ejercicio, etc. Y entonces pensé que yo también podía hacer lo mismo, porque antes era más disciplinada (no tanto como esta chica, pero bueno). Entonces qué me pasa ahora??

Lo que me sucede es que antes tenía una motivación muy grande. Aunque estaba muy pasada de peso, yo me sentía guapa. Aunque tenía muchas carencias, me sentía feliz. 

A veces creo que independientemente de que casi todo el tiempo tengo hambre, y de que me gusta mucho comer, antes me sentía llena de vitalidad, de esperanza y de amor. Y ahora no tengo nada de eso y lo único que me consuela a veces, es sentir por unos segundos el dulce a través de mis papilas y mi garganta. 

A veces pienso que debería resignarme y quedarme así de gorda, pero no puedo evitar sentir asco al verme en las fotos, me asquea...Y es cuando digo, NO!, debo hacer algo. Me siento horrible. Creo que seré feliz hasta que pueda desprederme de mi cuerpo y no volver a sentir hambre, ni soledad ni tristeza.

De repente mi vida empezó a girar alrededor de mi peso. Ya a estas alturas lo único que me haría feliz sería estar flaca, que al parecer es la única meta que tengo. Me volví superficial. La chica intelectual se fue. Sólo quedó una versión vacía de mí. El sueño que me mantenía a huelga de hambre se desvaneció. 

Hoy veía a las niñas de secundaria mientras esperaban el bus. Cuánto me gustaría tal vez poder tener esa edad y hacer las cosas bien, tener una vida diferente a la que tuve y a la que tengo. Es que yo nunca quise estar aquí.

 

martes, 9 de octubre de 2012

Retroceso y nuevo arranque

Realmente me hace mucha falta estar aquí para escribir y para leerlas. Pero no me da el tiempo!! Aún así espero proximamente hacer el intento de no ausentarme tanto tiempo. Prometo leer y firmar sus blogs, sobretodo los de las prins nuevas (bueno, q yo no conocía) que me escribieron en mi última entrada. 1000 GRACIAS!!

Si he de ser sincera, empezaré por decirles que estoy Gor-di-si-ma. He tenido algunas reuniones y como ya saben las que me conocen, yo si veo una mesa llena de comida, no puedo decir que no. Y además ya me harté de estar dandole explicaciones a la gente de que estoy a dieta, si me ven y han de pensar que no me sirve de nada porque estoy gordisima. En fin. Me siento terrible porque otra vez la ropa ya no me queda, retrocedí, no me sé mantener, tengo hambre y antojos todo el maldito día...me siento fatal conmigo misma, en las fotos salgo tan pero tan mal =( Pues claro, pesando 70 kilos (hoy pesé eso) cómo verme bien?

Ese número realmente me espanta. Imaginense, mi peso máximo cuando empecé este blog era de 74, voy para atrassss! Pero ya, esta es una emergencia. Veremos de aquí al viernes cuánto puedo bajar. Soy un desastre. No sean como yo.